Aceite de orégano en cápsulas

El orégano es una especia muy utilizada para dar sabor a diferentes tipos de recetas culinarias. Su aceite se extrae a partir de la propia planta del orégano, sin embargo, este tipo de aceite no tiene cualidades aptas para la cocina. Se utiliza básicamente para tratar diferentes tipos de afecciones de salud.

 

    Entre los compuestos químicos más característicos de la que te orégano, podemos encontrar los glucósidos fenólicos, también denominados como fenoles, que se caracterizan por sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas.

    Algunos de estos fenoles son:

    Carvacol

    Cimeno

    Terpinina

    Timol (puede ser irritante para la piel y los ojos,

    Beneficios del aceite orégano:

    Encontramos este producto en el mercado para una gran cantidad de usos diferentes. Sin embargo, la mayoría de investigaciones corresponden con estudios pequeños en el laboratorio, con animales, o con muy pocas muestras de población humana, por lo que los resultados no pueden considerarse como garantizados.

    Algunos de los beneficios por vía oral en cápsulas que podemos encontrar son los siguientes:

    Tratamiento de infecciones bacterianas intestinales como por ejemplo la E coli

    Infecciones de parásitos y hongos como la cándida

    Infecciones respiratorias y del tracto urinario

    Infecciones  víricas de las vías respiratorias

    Cuando se trata de infecciones respiratorias, se recomienda su utilización en vapor para tratar las afecciones siguientes:

    Tos

    Asma

    Bronquitis

    La utilización del aceite esencial de orégano por vía tópica se utiliza para calmar las siguientes afecciones cutáneas:

    Infecciones de piel

    Acné

    Picaduras de insectos

    Caspa

    Seguridad y modo de empleo:

    El extracto de aceite de orégano lo podemos encontrar a modo de suplemento en cápsulas para tomar por vía oral. En caso de querer aplicar directamente a la piel por vía tópica, siempre es posible abrir la cápsula y extraer directamente el aceite. Aunque en estos casos, no tendrá el mismo efecto que el aceite puro, ya que suele venir diluido.

    También podemos encontrar este tipo de aceite directamente en frascos en estado líquido. En estos casos, conviene diluirlo con otro aceite, denominado portador, que puede ser aceite de oliva aceite de coco. Su concentración es muy fuerte, por lo que si el envase no indica que vienen diluido, podemos mezclarlo nosotros mismos mediante la siguiente relación:

    Seis gotas de aceite orégano por cada 30 ml de aceite de oliva. Teniendo en cuenta que 1 ml son aproximadamente 20 gotas, encontramos una dilución de 1 a 100. Es decir, una gota de orégano por cada 100 gotas de oliva.

    También se utiliza en forma de vapor, añadiendo unas gotas de aceite esencial al agua, y calentándolo para que comience la evaporación.

    No consuma ningún aceite por vía oral, sin antes consultarlo con un especialista certificado. Algunos aceites pueden llegar a ser tóxicos y las calidades pueden variar en función de su utilización. No es lo mismo un aceite destinado para aplicarse sobre la piel, que un aceite indicado para consumo. Lea cuidadosamente la etiqueta e infórmese bien.

    El mayor problema que podemos encontrar está relacionado en parte por la sustancia timol, que en dosis altas puede llegar a irritar tanto la piel como los órganos internos.

    Aunque en cocina podamos abusar del orégano, no sucede lo mismo con su aceite. Un exceso de consumo, cuando se trata de producto puro puede conllevar algunos de los siguientes efectos secundarios:

    Náuseas

    Vómitos

    Hiperactividad

    Problemas de estómago

    Como hemos dicho anteriormente, en caso de aplicación tópica, la sustancia timol también puede ser irritante y corrosiva tanto para la piel como para los ojos.

    Algunas personas pueden llegar a experimentar alergia a este tipo de aceite. Considera el Este riesgo si ya eres alérgico a otras plantas similares, como la albahaca, la menta, la salvia o la lavanda.

    En caso de utilización en niños pequeños  o mujeres embarazadas, no existen estudios avanzados al respecto, por lo que por precaución, se recomienda abstenerse de su utilización.

    Además de aceite de orégano en cápsulas también tenemos:

    Maca

    Maca

     

    Cloruro de magnesio

    Cloruro de magnesio

     

    Ajo

    Ajo

     

    Serotonina

    Serotonina

     

    Colágeno

    Colágeno

     

    Cúrcuma

    Cúrcuma