Antioxidantes en cápsulas

Los antioxidantes son moléculas que ayudan a prevenir  los daños celulares ocurridos por la oxidación. Los encontramos de forma natural en numerosos alimentos, tales como las frutas, las verduras, el vino tinto e incluso en el chocolate.

    Y no nos estamos refiriendo a sustancias extrañas o desconocidas. Algunos de los antioxidantes más comunes son vitaminas tan habituales como la vitamina A, vitamina C o la vitamina E. Otros antioxidantes extendidos son el resveratrol de las uvas, el licopeno del tomate o el ácido alfa lipoico (Ala) entre otros.

    Beneficio de los antioxidantes:

    La principal función de los antioxidantes es proteger las células los efectos dañinos de los radicales libres.

    ¿Qué son los radicales libres? Son sustancias o átomos a los que les falta un electrón para conseguir la estabilidad química. Por ello, se desplazan a través de nuestro cuerpo a gran velocidad chocando con las diferentes células, hasta que consiguen arrancar un electrón y completar su estabilidad.

    Las células que sufren este tipo de ataques acaban envejeciendo. Y está, es posiblemente una de las causas por las que las personas, envejecemos a lo largo del tiempo. Nuestra piel, es la principal barrera frente a los agentes externos, y es por ello que es el tejido que sufre una mayor oxidación.

    Pero los antioxidantes, también cumplen una serie de funciones imprescindibles para la salud del cuerpo humano, tales como mejorar el sistema inmunitario, reducir los efectos del envejecimiento, e incluso ayudar a prevenir el riesgo de cáncer.

    ¿Por qué necesitamos tomar antioxidantes?

    Por desgracia, nos alimentamos de una manera muy artificial. Solemos elegir los alimentos procesados por encima de los naturales, consumiendo un exceso de grasas y azúcares, careciendo de la suficiente cantidad de vitaminas y minerales necesarios para una nutrición correcta.

    Las dietas modernas de hoy en día contienen mucha menos fruta y verdura que la dieta que mantenían nuestros antepasados.

    El consumo adecuado de antioxidantes va a permitir una mayor calidad de vida y un mejor bienestar. Junto con el ejercicio y la dieta saludable, conseguiremos reducir el estrés, mejorar nuestro sistema inmunitario y prevenir, de esta manera, numerosas enfermedades infecciosas.

    Suplementos de antioxidantes:

    En el mercado podemos encontrar numerosos suplementos que incluyen los antioxidantes más habituales que se encuentran en los alimentos, y que pueden suponer un refuerzo extra para nuestra salud.

    Este tipo de suplementos resultan beneficiosos para todo el mundo, sin embargo algunos grupos de población con necesidades específicas, pueden beneficiarse y encontrar un apoyo muy indicado para mejorar su condición.

    Algunos de estos grupos poblacionales que se benefician de los antioxidantes son:

    Adultos a partir de los 35 años: nos referimos a individuos que comienzan a notar los primeros efectos del envejecimiento. Un suplemento de antioxidantes puede complementar su dieta, y ayudar a retrasar los efectos más visibles.

    Personas que no comen bien: como hemos dicho anteriormente, al no existir una cultura que extremar el cuidado de la alimentación, encontramos un grupo bastante extendido de población que no se alimenta de manera correcta. Un suplemento de antioxidantes puede reportar algunas vitaminas, minerales y oligoelementos necesarios para el correcto funcionamiento corporal.

    Para deportistas: aunque las personas que realizan deporte suelen tener una mejor salud que el individuo promedio, también suelen estar expuestos a una mayor amenaza en cuanto al daño de los radicales libres. El ejercicio físico tiende a producir una mayor concentración de radicales y una mayor oxidación.

    Enfermos oculares: generalmente, personas de edad avanzada, tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades relacionadas con los ojos. Numerosos estudios han demostrado que los antioxidantes pueden llegar a proteger los daños oculares, especialmente en aquellos pacientes que sufren degeneración macular.

    Tipos de antioxidantes:

    Existe una gran variedad de antioxidantes diferentes y cada uno de ellos cumple unas funciones también diferentes. Es por ello, que la mayoría de suplementos suelen ofrecer una mezcla de una combinación de diversos antioxidantes para cubrir todo el abanico general.

    Las vitaminas:

    Generalmente, las vitaminas suelen ser unos antioxidantes bastante potentes. Destacan la vitamina A, C, E, el ácido fólico y los betacaroteno. Resulta muy normal encontrar todas estas vitaminas juntas en un suplemento, ya que aunque tengan un alto poder antioxidante por sí mismas, juntas y mezcladas entre sí, consiguen aumentar la eficacia de los antioxidantes que les acompañan.

    Acido alfa lipoico

    Conocido por las siglas “ala”, es un ácido graso que permite reducir la oxidación y aumentar el porcentaje de enzimas antioxidantes del organismo.

    Este producto no suelen mezclarse con otras sustancias, ya que se degrada muy rápidamente, por lo que podemos encontrarlo en suplementos que únicamente llevan ácido alfa lipoico, sin mezclarlo con otros productos, y protegido de la luz y de la humedad.

    Fitoquímicos:

    Se trata de antioxidantes naturales que podemos encontrar en las verduras, frutas y todo tipo de plantas. Se demostrado que juegan un papel fundamental para la defensa de la propia planta, y curiosamente, si los humanos lo consumimos, podemos aprovecharnos del mismo beneficio.

    Entre los fitoquímicos más comunes destacan los siguientes: carotenoides, flavonoides, sulfuros de alilo y polifenoles.

    Seguridad y contraindicaciones:

    Generalmente, no encontraremos ningún efecto secundario ni contraindicaciones a la hora de tomar antioxidantes. Sin embargo, al tratarse de alimentos comunes, existen los mismos riesgos que los que podemos encontrar a la hora de consumir el alimento puro. Las personas alérgicas deben tener los mismos cuidados y mantener la misma precaución que si de un alimento se tratara.

    Las personas que tomen de manera habitual medicamentos, deberán consultar con su médico si los antioxidantes pueden causar interferencias.

    Debemos comprender, que nuestro cuerpo necesita un equilibrio relativo en cuanto a la cantidad de antioxidantes. Pudiendo aparecer problemas si no tomamos los suficientes, pero también si los tomamos en exceso y abusamos de su cantidad. Algunas vitaminas liposolubles, pueden llegar a acumularse en el organismo.

    Cómo elegir el mejor antioxidante:

    Como en casi cualquier producto que se vende hoy en día, encontraremos una gran cantidad de suplementos antioxidantes diferentes. Puede resultar difícil encontrar aquel que sea más adecuado para nuestras necesidades.

    Debemos tener en cuenta algunos factores a la hora de elegir el mejor antioxidante:

    En cuanto los ingredientes:

    Resulta conveniente leer la etiqueta del producto, el prospecto de su interior, y analizar si el suplemento de antioxidantes corresponde con una mezcla o es de una única sustancia. Podemos encontrar suplementos fabricados con una gran variedad de frutas, verduras y extractos de hierbas, pero también algunos suplementos que únicamente ofrecen el ácido alfa lipoico (ala).

    La marca:

    ¿Sabes que es el fabricante? ¿Es una buena marca? Si no estas habituado a comprar antioxidantes, es posible que no conozcas las marcas del mercado. Por suerte, la mayoría de empresas se somete a numerosos controles de sanidad para proteger al consumidor, por lo que la mayoría de las marcas oficiales que encontremos en el mercado cumplirán con unos mínimos de garantías.

    Sabor:

    La ventaja de tomar suplementos de antioxidantes en cápsulas, es que de esta manera, nos beneficiamos de sus propiedades sin tener en cuenta su sabor.

    Los consumidores de antioxidantes en polvo, saben por experiencia que estos productos necesitan ser enmascarados con azúcares, con zumos, con batidos y con otras sustancias que mejoren sus propiedades organolépticas.

    Precio:

    Por último, otro factor importante a la hora de elegir un antioxidante es el precio. Al comparar los precios de diferentes artículos, recomendamos calcular el precio diario. Calcula el número de días que dura el envase, y divide el precio entre los días.

    También puedes calcular el precio de cada cápsula.

    Además de antioxidantes en cápsulas también tenemos:

    Vinagre de manzana

    Vinagre de manzana

     

    Salvia

    Salvia

     

    Cardo mariano

    Cardo mariano

     

    Té rojo

    Té rojo

     

    Detergente

    Detergente

     

    Cloruro de magnesio

    Cloruro de magnesio

     

    Colágeno

    Colágeno

     

    Cúrcuma

    Cúrcuma