Cúrcuma en cápsulas

La culpa, es una especia muy conocida y valorada por sus propiedades culinarias, principalmente en la cocina asiática. Probablemente no lo sepas, pero la cultura eres uno de los principales ingredientes de la famosa especia hindú denominada “curry”.

    De color amarillo intenso, viene utilizándose desde hace siglos como aromatizante y colorante natural para multitud de platos (gracias a la culpa curcumina), pero su raíz, también se utiliza y se valora por sus propiedades medicinales y los beneficios que pueda aportar a nuestro organismo.

    Propiedades y beneficios de la cúrcuma:

    Principalmente, es conocida para su uso en pacientes con artritis, acidez estomacal, dolor de articulaciones, enfermedad de Crohn y enfermedades derivadas tales como: diarreas, gases intestinales, problemas hepáticos, úlceras estomacales, síndrome del intestino irritable, altos niveles de colesterol…

    También la utilizan personas que se quejan de dolores de cabeza, bronquitis, resfriados, fibromialgia, lepra, fiebre, picores de piel, recuperaciones tras cirugías, depresión, Alzheimer, diabetes, lupus, tuberculosis y problemas renales.

    Como hemos dicho anteriormente, esta raíz tiene un principio activo denominado como “curcumina” que es una sustancia clave en los procesos curativos:

    No existen suficientes estudios al respecto, pero se cree que la cúrcuma, podría tener numerosos beneficios. Entre los que podemos encontrar vamos a destacar los siguientes:

    Reducir los síntomas de la fiebre del heno.

    Reducir los síntomas de la depresión en personas que ya utilizan antidepresivos.

    Reducir los niveles de colesterol alto en sangre.

    Reducir el dolor de la osteoartritis. Algunos pacientes encuentran una similitud y unos efectos muy similares a los de tomarse un ibuprofeno.

    Reducir la picazón en mejorar la calidad de vida en personas con enfermedades renales de largo plazo.

    Mejorar la función mental.

    Estabilizar algunas medidas del cáncer de colon.

    Reducir el riesgo de ataque cardiaco tras una cirugía bypass.

    Mejorar los síntomas de la enfermedad de Crohn, reduciendo la cantidad de evacuaciones, diarreas, y mitigando el dolor de estómago.

    Podría prevenir la diabetes en personas predispuestas a sufrirla.

    Ayuda a mejorar la dispepsia (malestar estomacal).

    Enjuagues bucales con cúrcuma parecen ser efectivos contra la gingivitis.

    Contra las úlceras estomacales causadas por la bacteria H. Pylori

    Reducir los efectos del síndrome del intestino irritable.

    Mitigar el dolor en las articulaciones.

    Reducir la irritación de la piel causada por el liquen plano.

    Prevenir un aumento de los niveles del antígeno prostático para pacientes con cáncer de próstata. La cúrcuma actuaría, en este caso, en combinación con otras sustancias tales como el brócoli, Granada y extracto de té verde.

    Mejorar la inflamación bucal y de esófago en pacientes tratados con radiación.

    Reducir algunos síntomas de la artritis reumatoide.

    Ayuda reducir los dolores en la recuperación tras una cirugía.

    Reducir los niveles de bacterias en personas con tuberculosis.

    Reducir los síntomas y la recurrencia de la colitis ulcerosa.

    Seguridad y contraindicaciones de la cúrcuma

    Seguramente, la cúrcuma sea segura cuando se toma por vía oral, o se aplica directamente a la piel en el corto y en el largo plazo. No se le conocen efectos secundarios significativos, pero algunas personas sensibles han indicado que pueden experimentar algunos efectos indeseables como la diarrea, malestar estomacal, náuseas y mareos.

    Si se toma la cúrcuma, como si de un alimento se tratara, no causará ningún efecto secundario ni ninguna contraindicación en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Sin embargo, si se dispone a tomar cantidades mayores, debe saber que no existen estudios completos que puedan demostrar su seguridad, por lo que ante la duda, tomaremos los principios de precaución, y recomendaremos abstenerse de su utilización .

    No se recomienda tomar cúrcuma pacientes con problemas de la vesícula biliar, problemas de sangrado, ya que podría ralentizar la coagulación de la sangre. Se recomienda dejar de utilizar la cúrcuma, al menos 15 días antes de una cirugía programada.

    Utilizar con precaución si es usted un enfermo de diabetes que ya está tomando medicación al respecto. La cúrcuma tiene propiedades que hacen disminuir el azúcar en sangre.