Vitamina E en cápsulas

En los últimos tiempos, estamos viendo un incremento en la popularidad de los suplementos de vitamina E. Seguramente, la causa sea a sus propiedades antioxidantes, que permiten proteger nuestras células frente a los nuevos estilos de vida estresantes, y los entornos cada vez más hostiles.

 

    Razones para tomar suplementos de vitamina E:

    Hasta ahora, únicamente existen estudios completos que demuestran la mejoría de salud en personas con déficit de vitamina E. En cambio, aún quedan muchas investigaciones y estudios por realizar para demostrar, las posibles propiedades que esta vitamina tiene para el beneficio de otros tipos de enfermedades, entre las que destacan:

    Prevenir el cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, Alzheimer y cataratas…

    Las deficiencias de vitamina E son raras, ya que una dieta como un es más que suficiente para alcanzar la mayor parte de la vitamina que necesitamos para cada día. Sin embargo algunos grupos poblacionales corren  riesgo de déficit, sobre todo en personas con trastornos alimenticios, con problemas digestivos, dietas pobres en grasa y diagnosticados con fibrosis quística.

    ¿Cuánta vitamina E necesitamos tomar cada día?

    Las cantidades diarias recomendadas incluyen en función de la edad y del sexo de las personas.

    Los niños pequeños y bebés, hasta aproximadamente los ocho años, apenas requieren entre 6 y 7 miligramos por día. Posteriormente, a partir de los nueve años, la necesidad aumenta progresivamente hasta establecerse en los 15 mg diarios que necesita una persona adulta.

    Las personas embarazadas, no necesitan suplementos de vitamina E, ya las cantidades recomendadas son las mismas que puede necesitar en un estado normal. Sin embargo, durante la lactancia, se recomienda aumentar incluso hasta los 19 mg diarios.

    Los suplementos de vitamina e pueden ser dañinos al inicio del embarazo, y se relacionan con un aumento del riesgo de defectos cardíacos congénitos en el bebé.

    Esta vitamina carece de toxicidad, por lo que pueden tomarse cantidades muy elevadas. Aunque no conviene superar los 1000 mg diarios en personas adultas. Debe tenerse en cuenta que en 1000 mg es aproximadamente 1500 UI

    Algunos de los alimentos más habituales en los que podemos encontrar altas concentraciones de vitamina E son los siguientes:

    Aceites vegetales

    Huevos

    Cereales

    Verduras de hoja verde como la espinaca y la col

    Nueces

    Además de vitamina E en cápsulas también tenemos:

    Té verde

    Té verde

     

    Cloruro de magnesio

    Cloruro de magnesio

     

    Omega 3

    Omega 3

     

    Ajo

    Ajo

     

    Colágeno

    Colágeno

     

    Cúrcuma

    Cúrcuma